Perú,  Puno

Redescubriendo el Lago Titicaca

Os voy a confesar algo: la primera vez que fui a Puno no me gustó nada. Me pareció un destino demasiado arreglado para el turista, una especie de Disneyland andino en el que la comunidad de los Uros, operadores turísticos y hoteles participaban a partes iguales en el show. Aquella vez nos embarcamos en una excursión con unas 30 personas, nos cantaron «La Macarena» mientras nos daban un paseo en bote, y nos intentaron vender todas las artesanías posibles a base de chantaje emocional. Juré no volver nunca más.

Mi segunda vez en el Lago Titicaca fue en una especie de viaje romántico con mi crush de aquel entonces. Tres días en el mejor hotel de la zona, unas cuantas visitas culturales, él y yo. Creedme que el destino era lo de menos para mí. ¿Me gustó un poco más que la primera vez que lo visité? Sí, pero seguía sin convencerme del todo.

Esta tercera y última vez fui como parte de una colaboración con un hotel de la zona del que más tarde os hablaré, y debo admitir que prejuzgué totalmente el destino. Qué engañosas son las primeras impresiones y qué importante es elegir bien el tour con el que vas a visitar los lugares, ¿no créeis? Os cuento mi experiencia a continuación.


Conociendo a los Uros

Para quienes no lo sepan, los Uros son un pueblo preincaico que para escapar de las guerras Incas se refugiaron en el Lago Titicaca. En su origen vivían en las embarcaciones que ellos mismos fabricaban con las plantas de totora, y con el tiempo se fueron asentando en las islas artificiales que construían uniendo dos o más embarcaciones.

Como véis en las fotos, hoy en día siguen viviendo de forma tradicional en sus islas artificiales. Se ganan la vida gracias a la pesca y la caza que luego venden en el Mercado de Puno, y en las últimas décadas han visto en el turismo una gran oportunidad para ellos, y han estado explotándolo más mal que bien a mi parecer.

“¿Por qué vienen los turistas a Puno? En gran parte es para ver las Islas Flotantes. Deberían darnos facilidades para seguir subsistiendo”.

Eso es lo que me dijo el presidente de una de las islas mientras me daba un paseo en su barco hecho de totora. Y es que al parecer es una comunidad que se siente aislada del Gobierno y ninguneada por Puno, pero que a la vez es consciente de los beneficios turísticos que atraen a la región.

A simple vista cualquiera que los visite puede notar justamente eso: que los operadores turísticos, los patrones de lanchas y los hoteles de la región explotan Los Uros con muchos más éxito que sus propios habitantes. Y eso que las islas cuentan con ciertos avances como placas solares, un sistema de control del derecho de admisión de los turistas, etc. Pero es innegable que siguen viviendo muy por debajo de sus posibilidades.


La importancia de escoger un buen operador turístico

¿Cómo se todo lo anterior? Pues porque en esta ocasión que visité las islas sin ninguna pretensión de ver algo nuevo, con más desidia que interés, me dejé llevar por lo que el guía quiso enseñarme, y me dediqué a hablar y sobre todo a escuchar lo que tenían que decir los propios habitantes del lugar.

Es curioso que en la mayoría de ocasiones uno visita un destino con una lista mental de todo lo que tiene que ver en el poco tiempo que dura su viaje. Y queriendo hacer check deprisa y corriendo en todos los lugares posibles al final no conoce ninguno realmente.

Esta vez siento que vi la verdadera cara del Lago Titicaca y de los Uros. La de una comunidad orgullosa de sus raíces y de su historia, que lucha por sus derechos y por hacerse oír ante un gobierno centralista que no siempre mira a los pueblos minoritarios del Perú, que ha visto en el turismo un modo de vida, pero que sigue aprendiendo a base de prueba-error cuál es la mejor forma de gestionar su gran potencial.

Estoy convencida de que mi experiencia no hubiese sido la misma con otro operador turístico. Por eso recomiendo con gusto a Coyla Adventures, las explicaciones que nos dieron durante el tour y las experiencias que vivimos marcaron la diferencia en nuestro viaje. Y lo mejor es que trabajan mano a mano con las comunidades, y ofrecen también alojamientos para todo tipo de bolsillos y gustos cuyos beneficios van a parar directamente a los habitantes de las islas flotantes. Os dejo aquí abajo las fotos de uno de los hoteles vivenciales que visitamos.


Y tras el tour nos esperaba otra sorpresa: un hotel alucinante

¿Os imagináis un castillo y una playa natural a los pies del Lago Titicaca? Yo no me lo hubiese creído nunca si no lo hubiese visto con mis propios ojos. El Castillo del Titicaca está a más o menos una hora en coche desde Puno, y fue nuestro siguiente destino después de pasar el día con los Uros.

Al castillo se puede llegar por carretera o por lancha recorriendo el Lago Titicaca. Nosotras por falta de tiempo tuvimos que ir en taxi, pero supongo que cruzar las aguas del lago navegable más alto del mundo hasta llegar a un castillo como sacado de un cuento Disney debe ser una experiencia que no me voy a perder en un futuro por nada del mundo.

No os voy a mentir: el castillo está literalmente en medio de la nada. Pero os aseguro que no hay tiempo para el aburrimiento. Las instalaciones están súper cuidadas para que te relajes en la naturaleza, con flores y árboles rodeando sus playas. Y para los más aventureros el alojamiento cuenta con kayaks, rutas de trekking y actividades de rappel.

A mi personalmente se me hicieron demasiado cortos los dos días que estuvimos allí, y me pareció un destino genial para ir a desconectar en pareja un fin de semana. Así que Jorge, prepárate que ahí te llevaré más tarde que pronto 😉 Os dejo aquí el enlace de su página web por si queréis ver sus tarifas, y más abajo tenéis la galería de fotos que saqué de todas sus instalaciones.

Si quieres ver más vídeos y fotos de nuestra aventura puedes entrar en mi cuenta de Instagram y buscar en las Historias Destacadas de Puno


VIAJA AL LAGO TITICACA POR TU CUENTA
🛫 Encuentra aquí los vuelos más barato hasta Juliaca.
🗺️ Reserva aquí los mejores tours en Puno.
 🏥 ¡Viaja seguro! Haz click aquí para comparar seguros de viajes y ahorrar dinero según tus necesidades.

Estas son algunas de las actividades extras que puedes hacer en el Lago Titicaca. ¡Anímate a vivir una experiencia diferente!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *