Asia,  China

Jinshanling: el mejor tramo para visitar la Gran Muralla China

La Gran Muralla China era mi sueño desde pequeña, y quería vivirlo de la mejor forma posible: sin mucha gente a mi alrededor que pudiese estropearme las vistas y en un tramo que estuviese mitad restaurado mitad conservado para hacerme una buena idea de la magnitud del monumento. No os exagero si os digo que me pasé horas y horas buscando información en internet para ver cuál era la mejor zona para visitar en 1 día. Y creo firmemente que la encontré.


Primero… hablemos de los diferentes sectores

Por si no lo sabíais, desde Pekin podréis visitar la muralla desde diferentes puntos. Todas son excursiones de un día, aunque en los tramos más alejados podréis incluso acampar en la muralla. Os dejo un pequeño resumen de las 3 visitas que me parecen más interesantes para que elijáis la que mejor se adapta a vuestras necesidades.

Mapa de los sectores de la Gran Muralla China en Pekín – Fuente: tourbeijing.com

1. Badaling

Es el sector más visitado con diferencia, porque se encuentra a solo 60 kilómetros de la capital, y es el que mejor conservado está. Sus muros fueron construidos por el año 1500, y tienen una longitud de 7,6 kilómetros. La parte más interesante de la historia de este tramo es que fue aquí donde el emperador de Mongolia comenzó su conquista de Pekín, dando inicio a la dinastía Yuan.

Además, es el más cómodo para visitar, porque la caminata casi no tiene dificultad y su recorrido te llevará entre 2 y 3 horas. También tiene un teleférico si no quieres subir a pie. Eso sí, yo lo evitaría en temporada alta, porque se llena de turistas.

El precio de la entrada es de 45 yuanes (6,41 USD), y si optas por tomar el teleférico serán 40 yuanes más (5,69 USD). Además, en la zona hay restaurantes, servicios, tiendas y 2 hoteles. El horario de apertura varía desde las 06.30h hasta las 19.30h, según la época del año.

2. Mutianyu

Este sector se encuentra a 70 kilómetros de Pekín, y es la segunda alternativa más popular para visitar la Gran Muralla. Fue reconstruido por la dinastía Ming entre el siglo XV, XVI y XVII, aunque su origen data en realidad del siglo VI.

Este es el famoso tramo que cuenta con un tobogán de bajada. Eso sí, deberás tener en cuenta que este sector tiene más desniveles que Badaling, por lo que recorrerlo es algo más complicado. Los más perezosos no os preocupéis porque también cuenta con teleférico y telesillas.

¿Las ventajas de esta zona? Vas a encontrar muchos menos turistas, y su extensión también es menor (2,5 kilómetros de muralla), por lo que la visita es más corta y tranquila. Es ideal si dispones de poco tiempo.

La entrada cuesta 45 yuanes (6,41 USD) y el shuttle bus para acercarte hasta a ella son 15 yuanes (2,14 USD). Desde el shuttle hasta el inicio de la muralla hay 1 hora de caminata, o puedes tomar el teleférico o telesillas (120 yuanes ida y vuelta – 17 USD), o bajar en tobogán (100 yuanes la bajada – 14,23 USD). El horario es de 08.00h a 17.00h, aunque varía según la temporada.

3. Jinshanling

Unos de los tramos más alejados de Pekin, a 120 kilómetros. Jinshanling es una zona que no ha sufrido tanta reconstrucción como las anteriores, por lo que la sensación de estar ante la Gran Muralla China original es única. Lo más característico de este sector que es que la muralla va culebreando por el contorno de las montañas.

Tiene 10 kilómetros de distancia, aunque hay muchas partes complicadas en las que tendrás que atravesar trozos totalmente destruidos y muy empinados, e incluso poner en práctica tus dotes de escalada. No lo recomiendo si no estás en buena forma física.

Eso sí, si quieres una foto a solas, rodeado de un paisaje espectacular y no te importa hacer un poco de ejercicio, este es definitivamente tu tramo.

La entrada cuesta 65 yuanes (9,25 USD). Tienes también disponible un teleférico por 30 yuanes (4,27 USD). por El horario de apertura es entre las 06.00h y las 18.00h, aunque dependiendo de la época del año se puede ver reducido.


Mi experiencia en Jinshanling

Yo escogí el tramo de Jinshanling porque buscaba algo más auténtico e iba huyendo de las turistadas. Me puse en contacto con un chófer que encontré por Internet, que me ofreció el servicio de recogida en mi hotel, un coche privado durante las 9 horas que duró la excursión, y un conductor que hablaba inglés y que nos ayudó durante todo el trayecto. El precio que pagamos lo valió con creces.

Si quieres que te pase el contacto para hacer la misma excursión, escríbeme un mensaje privado en mi cuenta de Instagram.

Nos recogieron a las 06:30 de la mañana, y pusimos rumbo a Jinshanling en un trayecto en coche de 2 horas aproximadamente. Os recomiendo que salgáis de Pekín lo más pronto posible para evitar las colas en la entrada de la Gran Muralla.

Fuente: www.chinahighlights.com

De la entrada al inicio del trekking o a la puerta del teleférico podréis coger un shuttle bus con un costo extra o ir caminando. Luego, también podéis optar entre hacer la subida a la Gran Muralla caminando o pagar 4$ por el teleférico. Nosotros escogimos la segunda opción y fue un paseo en las alturas muy agradable. Y al fondo ya se divisaba la muralla, ¡qué nervios!

¡Y por fin llegamos a la Gran Muralla China! Te cuento un poquito de historia para situarte en el contexto: se empezó a construir hace 2,000 años, y cruza China de este a oeste en una extensión de 6,700 kilómetros. En el año 221 a.C., el emperador Qin creó el primero reino unificado de China, y para defenderse de los hunos ordenó unir con murallas las fortificaciones que ya existían de reinos anteriores.

La Gran Muralla China llegó a extenderse desde la frontera con Corea hasta el desierto de Gobi, aunque hoy en día solo se conserva el 30% de la misma. ¡Ah y por cierto! ¿Conoces la leyenda de que es el único monumento de la tierra que se puede observar desde el espacio? Bueno… siento decirte que es falsa…

Primeras impresiones

Había leído de todo, opiniones malas y otras muy buenas sobre la Gran Muralla, y pese a que es un monumento que había visto una y otra vez en fotos y televisión, las dimensiones de la misma me sobrecogieron, y me impresionó mucho más de lo que esperaba.

Teníamos por delante una caminata de 8 kilómetros hasta la entrada oeste, unas 4 horas de trekking medio exigente, así que empezamos sin prisa pero sin pausa, parándonos a cada rato para las fotos de rigor.

Jinshanling no es apto para todos los públicos: hay que estar en una forma física aceptable porque hay muchos desniveles que no te permiten mantenerte en pie con facilidad, y los extremos de la muralla son muy altos incluso para apoyarte. Así que a veces el camino se vuelve un intento de escalada.

Mi madre sufriendo en el camino

Una de las cosas que más valoré es que estaba prácticamente vacía, y eso que nosotros fuimos el día de la fiesta nacional China. La sensación de estar paseando entre siglos de historia sin gente alrededor es impagable, y estoy segura que no hubiese sido lo mismo si hubiésemos ido a zonas como Badaling o Mutianyu y hubiésemos tenido que luchar por una foto sin nadie atrás.

Seguimos avanzando…

Según vas avanzando el camino se va complicando, ya que pasas de las zonas restauradas de la muralla a algunas en ruinas, y el camino es subir y bajar una y otra vez. Pero precisamente las zonas más ruinosas son las que me atrajeron más, creo que es lo más auténtico de la excursión.

No te estreses llenando tu mochila con un montón de víveres: en el interior de las torres vas a encontrar a vendedores con agua, snacks e incluso souvenirs. Así que te recomiendo que vayas ligero de equipaje, porque insisto en que el camino es bastante exigente.

¿Hay un lujo mayor que tomarse una cerveza en la Gran Muralla China?

Si vas en época veraniega recuerda llevar sombrero, gafas de sol y protector solar, porque las únicas zonas para resguardarse son las torres que hay que hay cada ciertos metros, por lo que agradecerás tener algo que te proteja. Además, te recomiendo llevar zapatos cómodos y apropiados para las cuestas (es decir, que no resbalen y que protejan bien tus tobillos).

Últimos consejos

No te fíes de las fotografías que puedas ver en redes sociales o por Internet, ni te fíes de lo que te cuenten: lo que te puede parecr bonito es increíblemente hermoso, lo que suena difícil será mucho más fácil de lo que crees una vez que estés allí, y lo que te parezca un tramo sencillo te costará sudor atravesarlo. Así que mi consejo es que vayas y vivas la experiencia por ti mismo.

Recuerda no viajar nunca sin seguro, un mal golpe o una torcedura de pie puede malograrte todo tu viaje. Si quieres comparar diferentes seguros y elegir el que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto haz click aquí.

Y si quieres ver más vídeos y fotos de nuestra aventura puedes entrar en mi cuenta de Instagram y buscar en las Historias Destacadas de la gran Muralla China.

AHORRA EN TU VIAJE A CHINA
🛫 Encuentra aquí los vuelos más barato hasta Pekin.
🗺️ Reserva aquí los mejores tours a la Gran Muralla China.
 🏥 ¡Viaja seguro! Haz click aquí para comparar seguros de viajes y ahorrar dinero según tus necesidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *